Para muchas personas, la llegada de la primavera significa renovación y limpieza. Es el momento para guardar los abrigos de invierno y sacar ropa más fresca y colorida. También es ideal para hacer un aseo profundo en casa y quitar el polvo que se acumuló en los meses más fríos. Pero la primavera puede ser también un momento perfecto para hacer limpieza y poner en orden tus finanzas, arreglar el relajito que puedas tener y hasta ahorrar en el proceso.

Limpieza financiera de primavera

Con el comienzo de esta primavera puedes empezar a mejorar tus hábitos financieros y crear un plan sólido que te ayude a que esos cambios sean permanentes. Con pequeñas acciones, que no son tan complicadas, puedes limpiar y sacarle brillo a tus finanzas y aquí te tenemos 5 estrategias para que puedas empezar.

Sacude tu presupuesto

Si alguna vez armaste un presupuesto y no pudiste seguirlo, o si lo armaste hace ya mucho tiempo y las circunstancias han cambiado, es hora de darle una sacudida y revisarlo. Tu presupuesto es la principal herramienta que tienes para controlar tus finanzas, ahorrarte problemas y alcanzar tus metas. Te permite planear cómo gastarás tu dinero, cuánto ahorrarás y, si has sido aplicado, cuánto inviertes.

Esta primavera date el tiempo para revisar y actualizar tu presupuesto ajustándolo a tu situación actual y haciendo una limpieza de lo que ya no aplica a partir de ahora. Si de plano tu presupuesto ya no funciona en general, es momento de armar uno nuevo. Revisa tus objetivos y metas, escribe un presupuesto nuevo y revísalo dentro de un mes para cersiorarte de que tomaste en cuenta todo lo necesario.

Fumiga lo gastos innecesarios

Esta primavera revisa tus gastos hormiga y elimina lo que definitivamente sea innecesario. Estos gastitos parecen inofensivos, pero merman tu dinero más de lo que te imaginas.

Comprar cosas que usarás sólo una vez (como botellas de agua), cosas que compras duplicadas porque ya las tienes pero no te acuerdas, o las comisiones por retraso en pagos se convierten en fugas inconscientes de tu capital y hacen que continuamente llegues al final de la quincena tronándote los dedos.

El mejor insécticida para los gastos hormiga es apegarse a un presupuesto y ser conscientes de tus hábitos de compra. Si sueles comprar agua embotellada, carga mejor con un termo y rellénalo. Si continuamente se te pasan las fechas de pago de tus tarjetas, programa una alarma en tu celular…

Este es el momento para terminar con esta plaga que hace hoyos en tu presupuesto.

Organiza tus cuentas bancarias

¿Tienes cuentas de débito que rara vez -o nunca- usas? ¿2 tarjetas de crédito que puedas consolidar en una sola? O tal vez después de años de hacer transferencias bancarias tienes decenas de CLABES dadas de alta en tu banca electrónica que sólo hace que te confundas cuando tienes que hacer una operación.

Esta primavera date un tiempo para hacer una limpieza en tus cuentas bancarias. Así tendrás menos fechas de corte y de pago que recordar, menos estados de cuenta que organizar y más eficiencia al momento de hacer transferencias.

Aspira el desorden

Si ya cotejaste tus estados de cuenta rompe y tira los tickets. Si renovaste la póliza de seguro del coche, desaste de la vieja y conserva sólo la actual. El punto es no acumular montones de papeles innecesarios que solamente estorban y que normalmente, ya no tienen utilidad.

Si no tienes acceso a banca electrónica o a comprobantes digitalizados, sería conveniente que lo hagas cuanto antes. Esto, además de ayudar a la ecología, hace mucho más sencillo el almacenamiento de este tipo de información. Para el caso de los comprobantes físicos, podemos decir que los plazos para guardarlos quedaría así:

  1. Conservar de manera permanente declaraciones de impuestos.
  2. Guardar por un año los recibos de pago de tarjetas de crédito y departamentales.
  3. Guardar por un mes las facturas de servicios como gas, luz y agua, las de televisión por cable y la teléfono celular. Cuando hayas pagado el mes actual y llegue el estado de cuenta del mes que sigue, tira el que ya venció.

No está de más decir que al desechar documentos como estados de cuenta bancarios, debemos tomar en cuenta el peligro de robo de identidad. Para solucionarlo, lo ideal es tener una trituradora que elimine todo el rastro de información personal. Sin caer en la paranoia, más vale ser precavidos, por seguridad.

Son muchos los beneficios de realizar una limpieza financiera de primavera si logramos que sea profunda y revisamos nuestros objetivos y planes de acción. Tener tranquilidad, claridad y un enfoque realista sobre nuestras finanzas es un buen objetivo para estos días de renovación y comienzos nuevos.

Leave a comment

¿Quieres recibir noticias y actualizaciones? Suscríbete a nuestro Newsletter

||
||