La semana pasada preguntamos en nuestro grupo de Facebook para maestros cuál consideran que es el primer paso para lograr el hábito del ahorro a largo plazo, y las opciones que les dimos fueron:

  1. Fijar metas
  2. Tener los ingresos necesarios para empezar

Felizmente, el resultado que obtuvimos por mayoría es que lo más importante es fijar metas, ¡y así es! Las metas nos ayudan a ponerle nombre a nuestro objetivo y a visualizarlo en nuestra mente como ese sueño preciado que queremos alcanzar. Tener clara nuestra meta nos ayudará a no desviarnos del camino, a ser perseverantes y constantes y finalmente, a disfrutar la realización de lograr lo que queríamos.

Sin metas, no hay ahorro

Sin una meta es muy difícil ahorrar porque el ahorro, así en abstracto, se puede ver más como una privación que como una prioridad. O sea, el ahorro es para “después” y ese pastelillo-blusa en rebaja-lo que sea que se me antoje está aquí, AHORA. ¡Es difícil resistir la tentación sin un objetivo que nos guíe! Por esto, recordemos lo que mencionamos en nuestro post sobre el ahorro más allá de las alcancías: las personas que tienes buenas finanzas personales se plantean metas y hacen planes para llegar a ellas.

Los siguientes pasos para fijar un objetivo y armar un plan de ahorro aplican para todos, y hay algunas consideraciones cuando los seguimos con niños. Es importante que le dediquemos tiempo a cada paso, para tener claridad sobre lo que queremos y cómo lo lograremos:

  1. Visualizar lo que queremos. Para que de verdad nos comprometamos, las metas deben ser nuestras y de nadie más.
  2. Es súper importante ponerles plazo a nuestros objetivos, porque esto hará que nos enfoquemos. Con los niños es especialmente importante que empecemos con tiempos cortos para que empiecen a disfrutar de la satisfacción de alcanzar sus metas rápido y no pierdan el ánimo para que las que implican más tiempo.
  3. Fijar la cantidad a ahorrar de acuerdo a un presupuesto. Si los niños reciben una mesada fija, puede ser una cantidad cerrada (por ejemplo, 10 pesos a la semana). Si, en cambio, reciben dinero de acuerdo a las actividades que cumplen en casa, pueden fijar un porcentaje de lo que junten a la semana, a la quincena o en un mes.

Algunas ayudas

Sabemos que sin práctica puede ser difícil saber cómo fijar una meta. Estamos mal acostumbrados a los gastos hormiga, o de plano a despilfarrar y a ver el ahorro como algo imposible (ya no digamos invertir). Además, seguramente nos hace falta ordenar nuestras prioridades para saber qué queremos alcanzar primero. Por eso, tenemos un par de ayudas que seguramente les serán de gran utilidad en este proceso.

  • Un formato para registrar claramente qué queremos, cuánto cuesta, para cuándo lo queremos y cuánto tenemos que ahorrar. Con este papelito no hay pretexto de que no sabía o no me alcanzó.

El formato se puede descargar aquí: Formato ahorro

  • El audiolibro gratuito Gastos Hormiga del Pequeño Cerdo Capitalista, lleno de consejos y tips para fumigar de una vez por todas esos gastitos que de a poco merman nuestro presupuesto.

El audiolibro se puede descargar gratuitamente aquí: Gastos Hormiga

Si de verdad lo queremos, de verdad nos comprometemos y de verdad nos disciplinamos ¡esa meta que tanto soñamos, será nuestra!

Leave a comment

¿Quieres recibir noticias y actualizaciones? Suscríbete a nuestro Newsletter

||
||