El próximo 03 de marzo se celebrará el Día Mundial de la Vida Silvestre, una fecha creada por la ONU para celebrar la belleza y la variedad de la flora y fauna salvajes, así como para crear conciencia sobre la importancia de los esfuerzos que existen para conservar todas las especies.

Para Tengo Iniciativa es muy importante que los niños reflexionen sobre su papel en el mundo y cómo es que, sin importar que sean jóvenes, ellos pueden ser también agentes de cambio generando excelentes ideas para salvar a nuestro planeta (en esta publicación hablamos más sobre ese tema). Es por eso que en la sección Explora de la unidad 6 del libro B (3° y 4° de primaria) platicamos sobre Mitch Mellado, un niño que ha tomado acción para salvar especies con su empresa Biofoto.

Para unirnos a la celebración de la vida silvestre, hoy vamos a conocer más sobre Mitch y las especies de flora y fauna que está ayudando a proteger.

Fotografías para salvar nuestra flora y fauna

 

Fuente: Instagram

Mitchell Mellado es un niño mexicano de 13 años con una gran pasión por la fotografía y la naturaleza. Cuando tenía 3 años, Mitch recibió su primera cámara y descubrió que tenía facilidad y gusto por tomar fotos de animales, plantas y pasiajes. Cuando cumplíó 8 años, tomó un curso de emprendimiento para niños que lo motivó y le dio las bases para crear Biofoto, empresa a través de la cual vende sus fotos para realizar donaciones a organizaciones que trabajan por la conservación de la flora y fauna de nuestro planeta.

Su trabajo y pasión han valido para que, actualmente, Mitch sea patrocinado por empresas de fotografía como Nikon y Kodak. Además, cuenta con el apoyo de National Geografic, The North Face, Colgate y otras 20 empresas más que lo patrocinan. Mitch recibió también una beca del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM y es embajador de la ONU.

¿Conoces estas especies?

Siguiendo el ejemplo de Mitch, y para hacer conciencia sobre la conservación del medio ambiente, vamos a conocer más sobre 3 especies de flora y fauna mexicanas en peligro de extinción.

  • Ajolote

Ajolote

Fuente: Instagram

Su nombre proviene del náhuatl āxōlōtl y quiere decir animal de piel lisa de agua. El ajolote es una especie de anfibio que vive en el sistema lacustre del valle de México y tristemente, se encuentra en peligro de extinción por la contaminación de las aguas en los canales.

Este animalito mide alrededor de 15 cm de longitud aunque algunos pocos llegan a medir más de 30 cm. Tiene la apariencia de un renacuajo gigante con patas y cola y se caracteriza por tener tres pares de branquias que salen desde la base de su cabeza y van hacia atrás. Sus ojos son pequeños, su piel lisa y tiene patas con dedos finos y puntiagudos. En estado silvestre, la mayoría de los ajolotes son de color café con manchas obscuras poco visibles. Sin embargo, en cautiverio muestran otros colores: gris, café, verde obscuro, anaranjado e incluso blanco con ojos negros, albino dorado, albino blanco o casi negro.

En libertad, los ajolotes se alimentan de pequeños peces y acociles (pequeñas langostas de agua dulce). En cautiverio se les alimenta con gusanos, lombrices de tierra y pequeños trozos de carne cruda de pavo, pollo o res.

El ajolote se encuentra en la categoría de peligro crítico de extinción y las acciones para su conservación se centran en la mejora de su hábitat, por un lado a través de la educación para la conservación del medio y por otro a través de incentivar el turismo ecológico.

  • Oyamel de Juárez

Oyamel

Fuente: gob.mx

Conocido como abeto, oyamel pinabete o Yaga-laga-xe en zapoteco, el oyamel de Juárez es un árbol que nace sólo en México en los estados de Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz. Su corteza es de color gris y muy gruesa para defenderse de frío y está dividida en placas cuadradas. Estos árboles puede alcanzar una altura de 20 y hasta 30 metros. Las ramas crecen formando cruces y sus hojas son retorcidas en forma de agujas. Sus conos miden de 5 a 10 cm de alto.

La madera del oyamel se usa cortada en trozos delgados para techos y paredes de casas y cobertizos. También sirve para hacer muebles, leña y para hacer carbón vegetal. Los árboles jóvenes y las ramas también se usan como adornos navideños.

Oyamel

Fuente: gob.mx

El oyamel es una especie amenazada, incluida en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Se encuentra en peligro porque se trata de una especie escasa que vive en pocos bosques que, además, se han ido perdiendo por la expansión de terrenos de cultivo. Lo triste es que este árbol es hogar y refugio de muchas otras especies como la mariposa Monarca. Es por eso que debemos cuidarlos y proteger las áreas en dónde viven.

  • Quetzal

Quetzal

Fuente: gob.mx

El quetzal es un ave que vive en bosques tropicales y subtropicales desde el sur de México hasta el oeste de Panamá, incluidos Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica. Habita en bosques tropicales y subtropicales y se alimenta de aguacatillos, insectos y moluscos, lagartijas y ranas entre otros animalitos pequeños.

La belleza del quetzal radica en el color verde brillante de sus plumas, que además tienen reflejos que varían del color oro hasta el azul y el violeta, más plumas color rojo intenso en el pecho. Las plumas de la cola son verdes y muy largas y los machos tienen una cresta de plumas erizadas en la cabeza. El pico es de color amarillo en los machos adultos y negro en las hembras.

Quetzal

Fuente: gob.mx

En las civilizaciones de Mesoamérica, el quetzal era considerada un ave divina asociada a Quetzalcoatl. Las plumas verde brillante de las colas de quetzal fueron veneradas como símbolos para el crecimiento de las plantas y los gobernantes llevaban tocados con ellas como símbolo de su relación con Quetzalcóatl. Como era un crimen matar a un quetzal, estas aves eran capturadas para sacarle algunas plumas y luego puestas en libertad. En varios idiomas mesoamericanos, el término para quetzal también tiene el significado de sagrado o precioso.

El quetzal se encuentra amenzado por la desaparición cada vez más veloz de su habitat. Por esta razón, es una especie protegida no sólo en México, también internacionalmente. La Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas prohibe traficar con ejemplares vivos o muertos o con productos o subproductos de quetzal. Además, se han establecido zonas protegidas para que los hábitats del quetzal se protegan, como la Reserva de la Biósfera El Triunfo, en México y la Sierra de las Minas en Guatemala.

* * *

Todos podemos hacer algo para proteger y conservar especies de flora y fauna en peligro de extinción. Para seguir el ejemplo de Mitch Mellado, lo primero es informarnos e investigar sobre cómo ayudar. Seguro encontraremos opciones para sumar nuestro esfuerzo. ¡Empecemos hoy mismo!

Leave a comment

¿Quieres recibir noticias y actualizaciones? Suscríbete a nuestro Newsletter

||
||