Hay que aceptar que todos recordamos con gusto las veces en que, en lugar de lecciones normales, hubo juegos en nuestro salón de clases. Y es que los juegos en el aula aportan más que un cambio de rutina para los estudiantes, también son verdaderas herramientas para mejorar su aprendizaje.

¿Por qué usar juegos en el aula?

El juego es la forma de aprendizaje preferida de nuestro cerebro.”

 

– Diane Ackerman

Por definición, el juego es una forma de diversión estructurada que estimula los sentidos y motiva la participación de los jugadores; exactamente los ingredientes óptimos para el salón de clases.

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, el juego en clase bien desarrollado puede ayudar a transmitir lecciones significativas. También hemos platicado en publicaciones anteriores que hay muchos estudios que han demostrado que reforzar el aprendizaje con juegos en el aula motiva en los niños las ganas de aprender, de colaborar e incluso puede desarrollar en ellos el altruismo.

En resumen, el entendimiento y la retención de los niños se fortalecen al proveerles de actividades alternativas de aprendizaje, y un gran ejemplo son precisamente los juegos de mesa.

El Ciclo de Acción Reflexión aplicado a los juegos en el aula

Ya vimos que el uso de juegos en el salón de clases es una excelente herramienta para el aprendizaje, pero no cualquier juego improvisado cumple los requisitos para incentivar el conocimiento.

Las unidades de los libros de Tengo Iniciativa abren con la sección Explora, la cual incluye casos, actividades y juegos de mesa. Estos juegos han sido diseñados usando el Ciclo Acción Reflexión para la enseñanza, modelo creado por Erik Klopfer, Profesor y Director del Scheller Teacher Education Program y The Education Arcade en el MIT – Massachusetts Institute of Technology (si quieren escuchar al profesor Klopfer hablando sobre este modelo, pueden checarlo en este video).

Ciclo Acción Reflexión

  1. La experiencia

El juego de mesa es en sí mismo la experiencia, ya que pone a los niños en contacto con una situación que desconocen. Puede ser que se encuentran perdidos en una excursión al bosque o que son científicos desarrollando un gran invento, la experiencia le da elementos a los niños para plantear un escenario o problemática.

  1. La reflexión

Este paso es esencial para el aprendizaje ya que ejercita las habilidades de resolución de problemas, pensamiento estratégico, planeación y creatividad. La reflexión implica que los estudiantes razonan de forma activa, persistente y cuidadosa al evaluar la situación y plantear diversas estrategias y caminos para llegar a las soluciones.

  1. Los recursos

Los recursos son elementos adicionales que apoyan la experiencia y la reflexión. Pueden ser, por ejemplo, lecturas complementarias, visitas a museos o actividades en laboratorios. Estos soportes extras apoyan a los alumnos para avanzar hacia sus conclusiones y la resolución del problema que les fue planteado.

¿Qué hace que un juego para el aula sea un buen juego?

Hay 5 elementos que considerar al momento de estructurar un juego de mesa para el salón de clases:

  1. Un objetivo claro, definido y motivante.
  2. Un sistema de reglas específico y coherente.
  3. Opciones divertidas e interesantes sobre las cuales reflexionar.
  4. Consecuencias sobre las decisiones tomadas.
  5. Un espacio para la discusión de resultados, la retroalimentación y el aprendizaje.

Los juegos de mesa diseñados para la metodología Tengo Iniciaitva contienen todos estos elementos y buscan incentivar la participación y la reflexión en los niños con actividades divertidas, llenas de elementos que refuerzan las habilidades para la vida. Los materiales incluyen tableros, fichas, dados y personajes atractivos y coloridos muy divertidos y educativos.

¿Qué juegos han aplicado en el aula? ¿Creen que el uso de juegos los ha ayudado a reforzar conocimientos en los niños? Platíquenos en el área de comentarios.

Leave a comment

¿Quieres recibir noticias y actualizaciones? Suscríbete a nuestro Newsletter

||
||