Los niños no son los únicos que disfrutan las vacaciones. Los maestros también esperan estas semanas de descanso y desconexión de la rutina. Después de un largo año escolar, para los maestros las vacaciones de verano significan tiempo para un poco de relajación y de preparación para el siguiente curso.

¡Es momento de asegurarte de que esos días no se vayan sin sacarles provecho! Tú puedes hacer que las vacaciones sean más productivas con estas 5 actividades especiales para reenfocarte y recargar pila, en preparación para conocer a tu nuevo grupo de estudiantes.

1- Conecta con tus familiares y amigos

Para los maestros, el año escolar está lleno de ocupaciones: preparar clases, evaluar trabajos y exámenes, reunirse con padres, asistir a cursos y capacitaciones… Esto sin contar las tareas propias de casa y, si tienen hijos, dedicarles tiempo de calidad. ¡No queda tiempo ni energía para hacer mucha socialización! Es por esto que las semanas libres del verano son un momento ideal para reconectar con la familia y los amigos.

La Escuela de Medicina de Harvard menciona algo que ya sabemos: las personas que tienen relaciones satisfactorias con familia, amigos y con sus comunidades son más felices, tienen menos problemas de salud e, incluso, viven más.

Así que este es buen momento para organizar comidas familiares, planear un día de campo o de excursión fuera de la ciudad o tomar un café por la tarde. Relájate e invierte en tiempo de calidad con las personsa que más amas.

2-  Reserva tiempo para ti

Todo el año escolar le has procurado atenciones a tus alumnos, tus clases, tu escuela y tu familia. Aunque tengas el propósito de cuidarte comiendo bien, haciendo ejercicio o meditando, es probable que las preocupaciones y obligaciones diarias diluyan esas intenciones. Estas semanas libres son ideales para hacer un espacio sólo para ti e intentar retomar ese camino.

Por ahora, no tienes que salir corriendo en la mañana a enfrentar el tráfico y el reloj. Arma una rutina mañanera que implique más calma: media hora de ejercicio o meditación, un desayuno nutritivo y un rato de entretenimiento. Lo que sea que te ayude a conectar contigo y darte pila para empezar el día más relajado.

Por la tarde es lo mismo. Estas semanas no tienes que regresar a casa a terminar de calificar trabajos o preparar la clase de mañana. Si eres de los que prefiere ejercitarte por la tarde, estas semanas son ideales para ponerte en marcha de nuevo. También puedes retomar ese pasatiempo que tienes abandonado. Ponte a tejer, hornea ese pastel, vuelve a tomar tu guitarra… El punto es darte un tiempo para las cosas que te gustan y te hacen bien.

3- Depura y organiza tu material de trabajo

Después de un año de lecciones, lecturas, proyectos, trabajos, tareas y demás, seguramente has juntado montones de material que necesitan ser revisados. Pon música que te guste, usa ropa cómoda y tómate un tiempo para revisar tu material de trabajo. La idea es depurarlo en 3 categorías: reutilizar, reciclar y tirar.

Reutilizar es todo aquello que puedes usar de nuevo en el año escolar que viene. En este caso, ordena el material de modo que no se maltrate y define el lugar donde lo almacenarás de forma correcta.

Reciclar se compone del material que ya no usarás como es ahora, pero que podrías poner a reciclaje, ya sea para crear cosas nuevas o para colaborar con el medio ambiente desechándolo de forma correcta. Papeles, cartulinas, rotafolios, material como unicel, palitos de madera, mapas y demás son algunas de las cosas que seguramente tendrás que organizar para deshacerte de lo que ya no sirve.

Tirar es lo que sencillamente ya es basura. Igual que en el punto anterior, la idea es que los materiales que ya no sirven más sean deshechados de la forma correcta. No tiene caso que guardes y guardes cosas si ya no tiene más uso. Depurar te dará paz y ayudará a que tu espacio esté más ordenado.

4- Lee… ¡lee mucho!

Aprovecha y lee los libros que tienes apilados en tu buró. ¡Este es el momento! Pronto llegará el siguiente año escolar y estarás muy ocupado para hacerlo. Ya sea por la mañana o en la noche, dedícale un tiempo a la lectura por placer.

Por otro lado, también puedes leer material que fomente tu desarrollo profesional. Existen literalmente cientos de libros para maestros escritos por especialistas en pedagogía, tecnología, neurociencia y más materias, dedicados a compartir conocimientos, consejos y perspectivas nuevas respecto a la educación y el futuro del aprendizaje.

Si te interesa revisar libros sobre estos temas, en esta publicación te compartimos 5 excelentes títulos que forman parte de la Biblioteca de Innovación Educativa de SM México, la editorial de Tengo Iniciativa.

5- Ponte un objetivo para el próximo año escolar

¿Quién eres como maestro? ¿Qué quieres lograr cuando te paras al frente de un salón de clases? ¿Qué quisieras legar a tus alumnos, más allá de los conocimientos del temario?

Ahora que ha terminado el año escolar, y antes de que empiece el siguiente, date un tiempo para reflexionar y determinar tu propia misión como docente. Escríbela y consérvala en un lugar cercano a ti para asegurarte de que la estás siguiendo. Esta misión será la brújula que te guiará a lo largo del año escolar. Y, cuando sientas que estás cansado o si has tenido un mal día, te servirá de inspiración para seguir adelante.

¿Has hecho alguna de estas actividades para recargar pila? Si tienes experiencias o más recomendaciones, déjalas en los comentarios. ¡Queremos conocer tu opinión!

Leave a comment

Suscríbete y descarga el e-book gratuito para saber si tus hijos o alumnos están recibiendo la educación que necesitan para tener éxito en el futuro.

||
||